CGN Buenas Noticias de Guatemala

Las Cosas Buenas de Guatemala

LA CUARTA RECETA DE CHEF FABIOLA DE CASTILLO: CHEESE CAKE DE COCO

CHEESE CAKE DE COCO

El Cheese Cake de coco es otra receta de la Chef Fabiola de Castillo.  Fotografía: Robin Martínez/CGN

El Cheese Cake de Coco es otra receta de la Chef Fabiola de Castillo. Fotografía: Robin Martìnez/CGN

INGREDIENTES

20 galletas de vainilla molidas; ½ tz de mantequilla derretida; 1 queso crema de 8 onzas; 3 huevos; ¾ tz de azúcar; ½ tz de coco rallado deshidratado; 3 cdas de crema de coco; 1 cdita de extracto de coco.

 PREPARACIÓN:

-Las galletas molidas mezclarlas con la mantequilla derretida. Cubrir un molde para pie con esta preparación.

-Aparte, mezclar el queso crema con los huevos batidos, el azúcar y la vainilla. Verter la preparación sobre las galletas y llevar al horno a temperatura regular durante 45 minutos aproximadamente. Retirar del horno.

-Dejar enfriar y servir con mermelada de fresa o cerezas y helado de vainilla.

El Cheese Cake de coco es otra receta de la Chef Fabiola de Castillo. Fotografía: Robin Martínez/CGN

mayo 13, 2009 Posted by | RECETAS | Deja un comentario

PARECE QUE FUÉ AYER, PERO INICIÓ EN ENERO

La infraestructura del desnivel Próceres, casi tiene terminada la etapa de pavimentación e iluminación.

La infraestructura del desnivel Próceres, casi tiene terminada la etapa de pavimentación e iluminación.

Avanzada en un 90% se encuentra la pavimentación con concreto, de la pista baja del paso a desnivel en construcción en el cruce del bulevar Los Próceres y Diagonal 6, ubicado en la zona 10 de la ciudad de Guatemala, obra que dio inicio en enero de este año.

SEGÚN SE ESTIMA, NO HABRÁ ATRASOS EN LA ENTREGA DE LA OBRA QUE UTILIZARÁN 65 MIL CONDUCTORES.

Según información oficial de la municipalidad de Guatemala, la iluminación del puente está finalizada en un 70 %, así como las modificaciones de tuberías y drenajes.
La construcción ha avanzado según lo previsto, por lo que se prevé que muy pronto esta infraestructura beneficie a más de 65,000 conductores que diariamente transitan el sector.Copy of BARRA DE PATROCINADORES

mayo 13, 2009 Posted by | TEMAS ESPECIALES | 3 comentarios

7 JOVENES ESTUVIERON 3 HORAS EN EL INFIERNO, Y 2 HORAS EN EL CIELO

ESTE ES EL TESTIMONIO DE SIETE JOVENES COLOMBIANOS QUE TUVIERON UNA VISIÓN DE PARTE DE DIOS: FUERON LLEVADOS AL INFIERNO Y LUEGO AL CIELO, CON EL PROPÓSITO DE CONTAR AL MUNDO LO QUE VIERON, PARA SALVACIÓN DE ALMAS.

Viajan juntos compartiendo su testimonio.

Guadalupe, Fabu, Dora y Jenny viajan juntos compartiendo su testimonio. Fotografía: Robin Martìnez/CGN

Fabu Rodríguez, Guadalupe López, Jenny González y Dora Jiménez viajan por varios países, compartiendo su impactante testimonio y en esta ocasión, llegaron a Guatemala para darlo a conocer, cumpliendo con lo que al final será, el propósito de la experiencia que vivieron:  Contarlo a todos, para salvar almas.

Nos reunimos con estos cuatro jóvenes –de siete que originalmente tuvieron la experiencia- y de manera sencilla aceptaron una entrevista con CGN para utilizar este medio y lograr que muchos reciban el mensaje.

CGN: En qué consistió la experiencia?

Fabu: Fué una revelación de parte de Dios, que los siete vivimos en conjunto.  Todos vivimos en Colombia y nos reunimos hace 14 años en el mes de abril (1995) cuando llevabamos muy pocos meses de convertidos a Cristo.

Los jovenes colombianos durante la entrevista con CGN.  Fotografía: Sandra Orellana/CGN

Los jovenes colombianos durante la entrevista con CGN. Fotografía: Sandra Orellana/CGN

Nos disponíamos a un paseo al campo donde aprovecharíamos para cantarle a Dios y exaltar su nombre, pero también para un rato de esparcimiento… por lo que llevabamos mucha comida y un balón para jugar y música para adorar a Dios.  Todo esto, en una casita que estaba en el lugar que visitamos.

Comenzamos a orar a Dios como a eso de las 10:30 de la mañana.  Resulta que cuando estabamos orando, no pudimos parar de orar; la presencia se hizo mucho más intensa y fuimos bautizados por el Espíritu del Señor, hablamos en otras lenguas y cantar en cánticos espirituales con lenguas que no conocíamos y que no entendíamos, porque sabemos que no son de esta tierra.  Comenzamos a danzar y dar vueltas y vueltas para Dios allí… muy asombrados por lo que nos estaba ocurriendo, cuando de repente al lugar donde estábamos por la ventana entró una luz más brillante que la luz del sol y que no podíamos ver, porque no lo resistíamos.

Del centro de esta luz, se veía la silueta de una persona muy alta y cuyo rostro no se podía ver (Fabu hace una breve pausa para recordar que después encontraron que en la Biblia dice “no verá hombre mi rostro y vivirá”) pero no entendíamos, porque realmente teníamos muy poco tiempo de conocer la palabra del Señor.  Esta persona vestía una túnica blanca y muy larga –hasta los pies- pero de un blanco que jamás hemos visto sobre la tierra.  Tenía sandalias de oro puro y en su pecho un cinto (banda) en diagonal que decía Rey de Reyes y Señor de Señores, que tampoco era en español, pero por el Espíritu Santo lo entendíamos.

Este personaje nos habló con un amor inmenso, pero con una autoridad poderosa y nos dijo “Hijitos míos, no temáis… yo soy Jesús de Nazareth. He venido a visitarlos porque los amo y para darles a conocer un gran misterio, para que lo lleven por  el mundo entero, por las naciones, por los valles, por los campos y a todo lugar donde yo les dijere; y donde no les dijere, ustedes no irán.

Estamos en Guatemala para traer la palabra que Dios nos dijo que trajeramos

CGN: El Señor les dijo entonces que vinieran a Guatemala?

Fabu: Dentro de la gran comisión está que vayamos a todo el mundo a hacer discípulos.  Pero textualmente el Señor nos dijo que nos llevaría por todo el mundo, y en algunos lugares el Señor nos ha dicho que no vayamos a ese lugar, pero tuvimos vía libre del Espíritu Santo para venir a Guatemala, por eso estamos aquí, gracias a Dios.

CGN: Qué más sucedió?

Guadalupe: Pues allí fue donde empezó la revelación.  La palabra dice que en los últimos tiempos Dios derramaría de su espíritu y los jóvenes verían visiones.  Nosotros tuvimos esa visión donde el Señor llega a nuestro cuarto y se abre ese túnel donde el Señor nos dice que nos va a mostrar un misterio.

Empezamos a bajar por este túnel y empezamos a ver la revelación de lo que es el infierno.  El Señor nos mostró el infierno. Guadalupe aclaró en esta pausa, que en los tres meses siguientes, el Señor les siguió mostrando cosas.

En tres horas en el infierno

CGN: Qué vieron en el infierno durante esas tres horas?

Guadalupe:  Como la palabra del Señor lo dice, es un lugar de tormentos.  Uno se imagina que el infierno es mucho más distinto a lo que nos han dicho. Donde le han dicho a uno que se va a bailar, a tomar y se va a muchas cosas… pero nadie le dice a uno que todas esas cosas se harán con dolor y con sufrimiento.

Este lugar tiene muchas puertas.  Cuando llegamos, se abrió una de esas puertas y empezamos a ver un valle de llanto; se escuchaban artas (muchas) voces y gritos, y gritos y gritos.  Pero cuando el Señor nos introduce en esto, vemos llamas como de tres metros que, sorprendentemente, no daban luz… eran opacas y logramos ver que lo que había detrás de esas llamas, eran personas.

Allí vimos a un hombre que se llamaba Luis.  Este hombre se encontraba sentadoa una mesa, mesa en la que habían unas botellas de cerveza que aparentemente se veían frías, pero no era así.  Cuando el tomaba la botella con sus huesos (porque tenia poca piel); no tenía ojos, no tenía labios y no tenía el cabello, pero tenía en su frente el 666… entonces cuando tomaba la botella con la mano, parecía que las fuerzas se las hubieran quitado y él hace contacto del hueso con el vidrio, empieza a salir un humo y empieza entonces a gritar.

Cuando este hombre ve al Señor Jesús en ese lugar, empieza a pedir misericordia… que tuviera misericordia de él y que por favor lo sacara de ese lugar.

Cuando él bebía de esa botella, ya no era la bebida refrescante que parecía.  Era un ácido y su tórax estaba destruído; se veía un gran agujero y cómo este ácido caía y quemaba todo su cuerpo.  Lógicamente él echaba la cabeza hacia atrás y empezaba a decir al Señor que tuviera misericordia.

Lo más sorprendente era que todos tenían una placa en su pecho, placa de un material gris que nada le sucedía ni con las llamas, ni con los gusanos y con nada.  Esta placa que él tenía, decía “Estoy aquí por borracho” (ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.  / 1 Corintios 6:10) y la palabra de Dios es clara.

CGN: Cómo fue el paso del infierno al cielo?

Fabu: Luego de haber visto por tres horas cosas horribles y espantosas en el infierno, no sabemos cómo Jesús nos regresa a la habitación donde estabamos al principio, pues luego de ver horrores y miles de “cadáveres” con vida regados,  clamando misericordia y suplicando que alguien los sacara por un momento de aquel lugar, derrepento nos vemos en el cuarto otra vez y no había palabras para decir. 

Mis compañeras y mi esposa lloraban mucho, estabamo aterrorizados por loque habíamos visto.  No decíamos nada entre nosotros, solo nos mirabamos confundidos, pensando como qué será de nuestra vida de ahora en adelante…?

Pasaron unos cinco minutos, cuando nuevamente llega el Señor Jesús al cuarto.  Una vez el entró, se nos pasaron los horrores y quedamos llenos de una paz inmensa que salía de su presencia, de su gloria.  Precisamente eso nos dijo… “Hijos, ahora les quiero mostrar mi reino, mi gloria.  Nos hizo ponernos de pie y tomarnos de las manos; comenzamos a elevarnos y vimos cómo nuestros cuerpos se quedaban allí abajo, de pie, tomados de las manos.

Ver esto nos hizo comprender que estabamos en el espíritu, y que íbamos al reino de los cielos.  Comprendimos que íbamos tomados de la mano de Jesús, fuera de nuestro cuerpo.  Vimos las nubes, cómo las casas se hacían pequeñas ante nuestra vista… y cómo incluso la tierra, el globo se hacía pequeño ante nuestra vista también.

Llegamos a un par de puertas inmensas que estaban cuidadas por un par de angeles mucho más arriba, pero todo esto en escasos segundos que tardamos en llegar a aquel par de puertas, donde los angeles nos daban la bienvenida.

Aunque no entendíamos al principio sus palabras, nos daban la bienvenida al reino de los cielos donde vimos cada una de las maravillas que tiene el Señor para su pueblo, para su iglesia.

Allí entendimos que cuando Jesús dijo que iba a preparar morada para nosotros, es verdad… que la Biblia es verdad hasta en la última coma y el punto más pequeño… cada palabra sobrepasa el mundo entero.

CGN: Qué vieron en el cielo?

Jenny: Allí encontramos un reino completamente diferente al que nos habían predicado alguna vez.  Es tremendo ver que algunos cristianos conociendo lo que conocen de la palabra, nos hablen de un reino de los cielos aburrido, sin color y sin gracia.  Lo que nosotros experimentamos allí fue un reino lleno de color, de vida, de gozo, lleno de alegría.  Un lugar con mucha paz, tranqulidad, con mucha flora, diversa fauna.  Pudimos ver cómo se hace realidad lo que dice el salmo 50:6 que dice “todo lo que respire, alabe al señor”.  Todo lo que respíra allí, lo alaba; los árboles se inclinanpara alabarle; las flores casi se derriten para alabarle cuando pasa el Señor Jesús; los animalitos inclinan sus patitas delanteras para alabar también al Señor.

Las personas que han sido salvas y están en el cielo, paran sus actividades para alabarle.  Era hermoso ver delfines, peces, caballos, pájaros, cerbatillos y muchos otros animalitos alabando al Señor.

Vimos una gran cantidad de niños, de diferentes edades, todos felices, alegres, ninguno enfermo, llorando o triste.  Las personas que han sido salvas, hoy sirven con un gozo absoluto al Señor Jesús, haciendo labores para glorificar su reino, exaltandolo con mucho vigor, con mucha energía.  Es un lugar maravilloso y este lugar ha sido preparados para nosotros, los hijos de Dios.

CGN: Ya sea en el infierno o en el cielo… vieron a alguien conocido?

Jenny: En el infierno, le preguntamos al Señor quién estaba allá… y El nos dijo que jamás nos permitiría verlo, ni saberlo, porque no lo podríamos resistir.  Aunque conocidos en el infierno, vimos a John Lenon.

En el reino de los cielos, el Señor le permitió a mis compañeros ver a dos de sus hijos que habían muerto siendo bebés y estaban allá.

Le pidieron algo especial? fuè la pregunta que cerrò la entrevista.  Guadalupe derrepente sonrìe y baja los ojos para ver la palma de su mano.  Yo le pedì al Señor que me diera algo en la mano para recordar siempre que El me lo diò.  Al dìa siguiente, encontrè este lunar en mi mano derecha; afirmò Guadalupe.  Fotografìa: Robin Martìnez/CGN

Le pidieron algo especial? fuè la pregunta que cerrò la entrevista. Guadalupe derrepente sonrìe y baja los ojos para ver la palma de su mano. Yo le pedì al Señor que me diera algo en la mano para recordar siempre que El me lo diò. Al dìa siguiente, encontrè este lunar en mi mano derecha; afirmò Guadalupe. Fotografìa: Robin Martìnez/CGN

Interviene Guadalupe, contándonos que allá tuve la oportunidad, junto a mi hermano Ariel,  –que también forma parte del ministerio-  yo ya perdí un bebé que voluntariamente lo había abortado.  Cuando llego al reino de los cielos y me doy cuenta que la misericordia y el amor de Dios es eterno, veo que en todo lugar a donde llegabamos, siempre se acercaban ángeles con bebés.  El Señor les acariciaba, les daba un besito y los mandaba; le preguntamos al Señor si estos niños eran los que iban a mandar a la tierra.  El cambia su tono de voz y la pone como triste y nos dice “No.  Estos niños son los abortados… los que no quiere la tierra”.  Yo allí le pregunté si allí estaba mi bebé, a lo que El me contestó que sí;  luego le dije que me permitiera verlo… nos caminamos hacia un lado a donde había varios niñitos que tenían la edad que mi hijo ya para entonces tendría ( más o menos 2 ó 3 añitos) vestidos con mantos chiquitos y sandalias pequeñitas.  Me mostró un pequeñito que estaba parado allí de espaldas a mí; cuando me acerqué a abrazarlo, el Señor me dijo que no.  Que solo lo escuchara… cuando escuché su voz, la escuché en español diciendo “ya casi viene mi papito y mi mamita” entonces, entendí que el amor de Dios es perfecto.  El niño lo decía no con resentimiento, sino con amor… un amor que solo Dios lo podía dar… siendo mi niño consciente que yo no le dí la oportunidad de vivir aquí en la tierra.

Ahora entendemos el precio tan alto que es la salvación.  Somos personas muy sensibles a la voz del Señor, sabiendo que Jeús en nuestro mejro amigo y salvador.  Dios nos dijo que llegaríamos a la naciones.  Han pasado casi 10 años y esta palabra sigue cumpliendose.. Dios es fiel.

Este testimonio es para estos últimos tiempos.

Durante una conversación con éstos jóvenes colombianos, nos compartieron que tuvieron una convivencia muy especial con el Señor Jesús, caminando por jardines preciosos, donde comieron –entre los siete- una uva del tamaño de una naranja.  Guadalupe nos dijo que las uvas son como transparentes y tan grandes como nunca vieron algo parecido acá en la tierra.

El Señor se sentó en uno de estos jardines y ellos alrededor de El.  “Preguntábamos como niños” dijo Jenny… “queríamos saber hasta porqué los colores de la flores!!” recuerda Dora, quien también nos comentó que era tan bien lo que se sentían allá, que cuando el Señor les dijo que era hora de volver, “casi nos escondemos para quedarnos más tiempo por allá” pero el Señor nos regañó –con amor- diciendonos con un tono de autoridad… “Es hora de volver”.

Ahora, viajamos por las naciones compartiendo el testimonio de lo que vivimos, obedeciendo a lo que el Señor nos dijo.  De hecho, el Señor mantiene una constante comunicación con ellos para decirles a dónde deben llegar, y a dónde no. El Señor nos ha enviado a dar este testimonio para que sus hijos sean salvos y busquen el perdòn enEl.

mayo 13, 2009 Posted by | TEMAS ESPECIALES | 145 comentarios

   

Clasificados CGN

Clasificados para Servir

Hablo por Guate

Contar y comentar... para edificar una mejor Guate.

MÁS CICLISMO

Porque la cicle es vida...!!